Banner image

SpaceX destruye un cohete como prueba antes del lanzamiento de astronautas de la NASA

enero 21, 2020

El pasado domingo, la compañía estadounidense aeroespacial SpaceX destruyó un cohete Falcon 9 después de ser lanzarlo en Cabo Cañaveral, Florida (Estado Unidos.), la cual ha sido la última de las pruebas que han estado realizando antes de llevar a cabo un vuelo con astronautas que viajarán dentro de la cápsula Crew Dragon acoplada.

Esta prueba de aborto en pleno vuelo de la Crew Dragon (que probablemente en un futuro viajarán los astronautas de la NASA Bob Behnken y Doug Hurley) es sumamente importante y una de las más indispensables que a la compañía también les hacía falta, para así proseguir con los primeros vuelos comerciales al espacio (evidentemente con humanos a bordo).

El lanzamiento de prueba, se realizó en el Centro Espacial Kennedy en Florida con el despegue de un cohete Falcon 9, y donde en la parte superior de la misma se tuvo que adjuntar la nueva cápsula de SpaceX, Crew Dragon.

Al pasar un minuto y 24 segundos del despegue, a una altitud de 19 kilómetros sobre el Atlántico y mientras que el cohete viajaba a 1.500 km/h, se activó una secuencia de abandono para así simular una percance. La cápsula pudo encender sus magníficos propulsores para expulsarlos del cohete y distanciarse del mismo lo antes posible.

Una misión real, esto habría salvado a los astronautas dentro del cohete, en algún caso de que el mismo alguna vez presente un problema o se enfoque en una mala trayectoria.

SpaceX antes advirtió (y así sucedió) que luego de la fuerte separación, el cohete se desintegraría en una gran bola de fuego.

La Crew Dragon mantuvo su curso hacia el cielo hasta unos 40 km de altitud, antes de que cayera naturalmente en el Océano Atlántico.

Dragon

Los cuatro grandes paracaídas de la capsula procedieron a abrirse para así frenar la caída hacia el Atlántico, y los equipos de rescate necesarios, ya se encontraban en su posición. Luego de nueve minutos del despegue, la Crew Dragon amerizó sin ningún posible daño.

Aunado a esto, se realizó un análisis de la capsula junto a los datos obtenidos del vuelo, donde asegurarían si realmente todo salió como esperaban y si el mismo es complemente confiable para abordar a los astronautas.

Pronto se conocerán los resultados de este test, puesto que si aprueban, la Crew Dragon sería autorizada para que lleve a cabo el vuelo en pocas semanas, lo que significaría la primera misión de vuelo espacial tripulada para la NASA en por lo menos una década.

Desde el año 2011, la NASA en ese entonces había finalizado el lanzamiento de sus transbordadores, (en Estados Unidos). Por ello, se ha visto en la obligación de recurrir a la Soyuz rusa para lograr enviar a los astronautas a la Estación Espacial Internacional (EEI), la cual es un acuerdo por el que se pagaba a Moscú unos 80 millones dólares por asiento, lo que se ha transformado en una situación desagradable para una potencia, que ha estado muy orgullosa de su historia espacial y de haber pisado la Luna.

Han asegurado que la Crew Dragon tiene una gran ventaja frente a la Soyuz, puesto que se diseñó desde cero y fue preciso al incorporar los avances científicos más recientes.

Por otro lado, Crew Dragon no ha estado paralizada luego de prepararse para transportar humanos por primera vez, también ha realizado viajes regulares a la Estación Espacial Internacional, la cual transporta carga bajo el contrato de Servicios de reabastecimiento comercial de SpaceX con la NASA.

Cabe destacar que es la única nave espacial con la capacidad de regresar grandes cantidades de carga a la Tierra, según con lo señalado en la web de SpaceX.

Esta nave fue lanzada por la compañía en marzo de 2019, por medio de un vuelo de prueba sin encontrarse a bordo por tripulación. Donde la misma pudo alcanzar la EEI con unos 180 kilos de suministros en su interior.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.