febrero 21, 2019

Solicitan a la NASA que permitan las investigaciones extraterrestres

Un grupo de investigadores, junto al astrónomo de la Universidad de Penn State Jason, actualmente están trabajando en la elaboración de un informe en el que le pedirían a la NASA que se base en la búsqueda de inteligencias extraterrestres y que de igual forma, logre incluir esas investigaciones en su agenda oficial.

El equipo se ha enfocado en elaborar varios artículos con la finalidad de que sean tomados en cuenta y en el que sostienen la idea de que los científicos deben buscar en todo el universo “señales tecnológicas”, la cual demuestren o afirmen si hay vida alienígena.

Para ellos es esperanzador que la NASA pueda aceptar esos documentos y que para finales del año 2020 se incluya en un informe al Congreso de los Estados Unidos, en el que se debería decidir sobre el futuro que recibirían la Astronomía y la Astrofísica durante la próxima década. Es por esto, que Wright y sus colegas prefieren detallar las verdaderas prioridades de la comunidad de científicos, las cuales se dedican a ese tipo de investigaciones.

Aunque sin duda alguna, esta interesante búsqueda de inteligencias extraterrestres, se ha querido realizar desde hace mucho tiempo y no ha podido recibir una buena financiación, que es indiscutiblemente, esto podría cambiar totalmente la historia de la Humanidad.

“La apuesta es muy alta. Si el informe al final dice que estudios como los de SETI son una prioridad científica nacional, y que necesitan financiación de la NSF y de la NASA, entonces se hará”, argumentó el investigador, Wright.

En la década de los 60, empezaron a aparecer las primeras investigaciones en que las cuales tenían el objetivo de encontrar seres inteligentes “ahí afuera”, donde el astrónomo Frank Drake pudo utilizar por primera vez el radiotelescopio de Green Bank, para así recibir alguna señal de radio pertenecientes a otros planetas.

En el año 1985 la astrónoma Jill Tarter logró fundar el SETI, la cual es el Instituto para la Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre, aunque la NASA no aportó ningún financiamiento para llevar a cabo las importantes investigaciones pero en 1992 pudo conseguir la aprobación. Sin embargo la fundadora la retiró un año más tarde debido a las reticencias del Congreso.

SETI-satelites

Gracias a las instituciones privadas, el instituto pudo mantenerse en pie y en 2015, se unieron Yuri y Julia Milner, unos multimillonarios rusos que decidieron apoyarlo, financiando totalmente a la búsqueda de los extraterrestres. “La búsqueda de tecno firmas fuera de la Tierra no ha llegado nunca a convertirse en una disciplina científica «seria» y con financiación gubernamental”, recalca Wright.

“Si la NASA declarara la búsqueda de firmas tecnológicas como una prioridad científica, entonces podríamos solicitar dinero para poder seguir trabajando en ello. Podríamos capacitar a los estudiantes para que se dediquen a eso. Y nos pondríamos a la altura de los campos más maduros de la Astronomía”, afirmó el investigador.

Wright, entró SETI en 2014, en el que se le ha permitido tomar las riendas en las diferentes investigaciones del Instituto, como el estudio a la estrella Tabby, que por aparentes oscurecimientos pensaron que era alguna causa de un extraterrestre.

“Durante los últimos cinco años la actitud de la mayoría de los científicos hacia la búsqueda de vida extraterrestre ha cambiado profundamente. Antes, trabajar como astrónomo en el SETI se consideraba un auténtico suicidio profesional y académico, cosa que ahora está dejando de suceder”, dijo Wright.

En 2018 la NASA luego de solicitar un informe con respecto a la tecno firma y relatar de cómo buscarlas, esto fue una gran esperanza para los investigadores de SETI, debido a que asumieron la probabilidad presentaba sobre que la agencia espacial estuviera lista para incluir este tipo de investigación entre sus competencias. Wright también estuvo presente y la cual este informe se publicó en diciembre del año pasado.

Desde la creación SETI, a través de los años ha cambiado para mejor, luego del lanzamiento del telescopio Kepler en 2009, la cual se pudo descubrir miles de exoplanetas, una increíble misión que terminó el año pasado. En el que varios de esos mundos indudablemente, tienen un parecido con la tierra y que incluso se piensa que podrían ser habitables.

Esto ha permitido el correcto análisis de los exoplanetas y ha traído un gran incremento en las investigaciones de las biofirmas, las cuales señalan que esos planetas fuera del sistema Solar aparte de no ser aptos, han logrado mantener vida (microbiana) en la superficie. Y es esto que Wright argumenta sobre las biofirmas y tecno firma, que ambas parecen ser dos caras de una misma moneda.

“La Astrobiología y la búsqueda de vida se ha convertido en la parte más importante de todo lo que hace la NASA. Y el hecho de que no busque también vida inteligente se ha vuelto cada vez más incongruente con sus otras actividades”, agrega Wright.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.