diciembre 10, 2018

La NASA reveló el sonido del viento en Marte

Al estudiar el tamaño, el grosor, la densidad y la estructura general del núcleo, el manto y la corteza del Planeta Rojo, así como la velocidad a la que el calor sale del interior del planeta, la misión InSight brindará una visión de los procesos evolutivos de los planetas rocosos en el sistema solar interior, incluyendo la Tierra, según un resumen de la misión de la agencia espacial estadounidense.

A diferencia de los robots anteriores que aterrizaron en Marte, InSight permanecerá en un mismo lugar donde desplegará un sismógrafo en la superficie para medir los llamados «Marsquakes» (sismos de Marte) y un taladro diseñado para penetrar en la superficie a una profundidad de entre tres y cinco metros, explicaron los científicos.

La sonda InSight de la NASA en Marte ha registrado y enviado a la Tierra los primeros sonidos de los vientos en el Planeta Rojo, barriendo sobre los paneles solares de la nave.

El sismómetro y el detector de presión atmosférica instalados en ese dispositivo registraron vibraciones entre 16 y 24 kilómetros por hora.

Los sensores de InSight capturaron un inquietante murmullo causado por las vibraciones del viento, que se estima que sopla entre 5 a 7 metros por segundo el 1 de diciembre (cinco días después de su llegada), de noroeste a sureste.

Los vientos fueron consistentes con la dirección de las huellas del ‘diablo de polvo’ (torbellino) en el área de aterrizaje, que se observaron desde la órbita.

Dos sensores muy sensibles en la nave detectaron estas vibraciones del viento: un sensor de presión de aire dentro del módulo de aterrizaje y un sismómetro sentado en la plataforma del módulo de aterrizaje, a la espera de ser desplegado por el brazo robótico de InSight.

El sensor de presión de aire, parte del Subsistema de Sensor de Carga Útil Auxiliar (APSS), que recopilará datos meteorológicos, registró estas vibraciones de aire directamente.

El sismómetro registró las vibraciones del módulo de aterrizaje causadas por el viento que se mueve sobre los paneles solares de la nave espacial, que miden cada uno 2.2 metros de diámetro y sobresalen de los lados del módulo de aterrizaje causadas por el viento que se mueve sobre los paneles solares de la nave espacial, que miden cada uno 2.2 metros de diámetro y sobresalen de los lados del módulo de aterrizaje como un par de orejas gigantes.

Esta es la única fase de la misión durante la cual el sismómetro, llamado SEIS (Seismic Experiment for Interior Structure) será capaz de detectar vibraciones generadas directamente por el módulo de aterrizaje.

En pocas semanas, se colocará en la superficie marciana con el brazo robótico de InSight, luego se cubrirá con un escudo abovedado para protegerlo del viento y los cambios de temperatura.

Todavía detectará el movimiento del módulo de aterrizaje, aunque se canalice a través de la superficie marciana.

InSight, de 993 millones de dólares, llegó a Marte el 26 de noviembre, luego de desplazarse 480 millones de kilómetros durante siete meses a unos 20.000 km/h, entre tres y cuatro veces más rápido que una bala de fusil.

Por ahora, está registrando datos vibratorios que los científicos podrán usar más tarde para cancelar el ruido del vehículo de aterrizaje cuando SEIS esté en la superficie, lo que les permitirá detectar mejor los sismos marcianos.

Cuando se producen terremotos en la Tierra, sus vibraciones, que rebotan en el interior de nuestro planeta, hacen que «suene» de manera similar a como una campana crea un sonido.

InSight verá si los temblores tienen un efecto similar en Marte.

SEIS detectará estas vibraciones que nos informarán sobre el interior profundo del planeta rojo.

Los científicos esperan que esto conduzca a nueva información sobre la formación de los planetas en nuestro sistema solar, quizás incluso de nuestro propio planeta.

El SEIS, proporcionado por la Agencia Espacial Francesa CNES, incluye dos conjuntos de sismómetros. Los aportados por los franceses se utilizarán una vez que SEIS se despliegue desde la cubierta del módulo de aterrizaje. Pero SEIS también incluye sensores de silicio de período corto (SP) desarrollados por Imperial College London con electrónica de la Universidad de Oxford en el Reino Unido.

En palabras de Bruce Banerdt, investigador principal de la InSight en el Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA en Pasadena, California: «Grabar este audio ha sido un regalo no planificado, pero una de las cosas que nuestra misión está dedicada es medir el movimiento en Marte y naturalmente eso incluye el movimiento causado por las ondas de sonido».

Según describe Tom Pike, un científico del equipo de la misión, «La InSight actúa como una oreja gigante». La maquinaría detecta las oscilaciones del viento y la diferencia en las presiones del aire, algo similar al mecanismo por el cual la oreja puede escuchar los sonidos de su alrededor.

La NASA recomienda escucharlos con auriculares o un subwoofer debido a que el audio es bastante bajo. En el vídeo se ha editado el audio para elevar su volumen dos octavas y que sea más fácil de percibir.

Es primera vez que se registra el sonido del viento en Marte y pese a que no suena muy diferente a como puede ocurrir en ciertos lugares de la Tierra, sí es muy llamativo. En un futuro, la misión Mars 2020 permitirá escuchar este viento de una manera mucho más precisa, ya que contará con dos micrófonos incorporados.

El vehículo robótico InSight, cargado con un taladro y un sismógrafo, comenzó una misión de dos años en la que mapeará el interior del Planeta Rojo, en un intento por comprender cómo se formaron los cuerpos celestes en el Sistema Solar hace más de 4.000 millones de años.

«Es algo así como una bandera ondeando en el viento», afirma Thomas Pike, responsable del equipo de sensores que han recogido el momento. «De hecho, el sonido parece venir de otro mundo, como efectivamente es el caso», afirma. Los investigadores de la misión han explicado que la baja densidad de la atmósfera marciana (1% de la atmósfera terrestre) cambia la percepción del viento, lo que se traduce en bajas frecuencias que son difíciles de captar. De hecho, el propio Pike lo describe como un «rugido lejano».

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.