febrero 15, 2019

Inteligencia artificial ayuda con diagnósticos de enfermedades infantiles

Indudablemente un grupo de investigadores chinos y americanos, han planteado una increíble idea, la cual pretenden desarrollar un sistema de inteligencia artificial que resulte ser capaz de diagnosticar enfermedades habituales en una edad temprana, es decir en la etapa infantil, ya sea encontrar algún padecimiento en cualquier parte del cuerpo, al igual que los pediatras. Puede ser una herramienta indispensable para la ayuda a los médicos, en el que les permitan tomar las mejores decisiones en casos, tal sea que no tengan un diagnóstico claro y preciso o verificar qué casos deben ser atendidos con prioridad.

“Nuestro sistema de inteligencia artificial puede diagnosticar todas las enfermedades pediátricas tan rápido y de forma tan eficiente como un pediatra. Con más entrenamiento, incluso debería diagnosticar mejor que muchos médicos”, realizó un comunicado el investigador de la Universidad de California, Kang Zhang.

Zhang y algunos colegas han usado tecnologías de inteligencia artificial como el procesamiento del lenguaje natural y del aprendizaje profundo para que se logre extraer información valiosa de los registros de salud electrónicos de casi un millón y medio de pacientes, las cuales se visitaron en un centro de salud de referencia en Guangzhou, una provincia china. Es así que usaron esos datos para entrenar al algoritmo y pudieron validar al menos 10.000 casos de las diferentes enfermedades infantiles.

Los científicos pudieron observar que el nivel de precisión del diagnóstico del algoritmo fue elevado, más del 90%, tanto para diagnosticar enfermedades poco complicadas hasta un simple resfriado. De igual forma, identificaba casos en los que se requería atención médica urgente.

“Los resultados son prometedores, porque obtienen una precisión altísima en el diagnóstico de enfermedades. De hecho, diagnostica mejor que los médicos júnior, aunque peor que el sénior. Y eso se puede corregir alimentando al sistema con más datos. Aunque siempre hará falta un médico que en última instancia haga el diagnóstico”, argumentó el ingeniero de telecomunicaciones que desarrolla proyectos de big data y salud en el Hospital infantil Sant Joan de Déu, Arnau Valls.

“Siempre hará falta un médico que en última instancia haga el diagnóstico”, dijo.

“La inspiración para desarrollar este proyecto procede de mi deseo de querer ayudar a más niños y proporcionar servicios de salud de forma costo efectiva, rápida y de alta calidad”, explicó Zhang, la cual aclara que en países como China, India o Brasil, en los que no hay buena distribución en cuanto a los recursos de salud y no están los suficientes especialistas en las áreas más importantes para atender.

“Queríamos usar las gigantescas bases de datos electrónicas de registros de salud para desarrollar un sistema de inteligencia artificial que solventara ese problema. Se trata, al final, de que la IA sea útil en ayudar a los médicos a hacer los diagnósticos, sobre todo en situaciones complicadas”, agregó.

Los diferentes autores que desean poner en práctica esta idea, consideran que el sistema se debe implementar en zonas rurales de los países que se encuentran en pleno desarrollo. Afirman que sería una gran ayuda para los médicos al momento de entregar un diagnóstico.

Aunque aún habrá que esperar años hasta que los sistemas de inteligencia artificial se conviertan en una herramienta real de apoyo al diagnóstico, muchos hospitales ya comienzan a realizar pruebas para comprobar su eficacia. Es el caso de Sant Joan de Déu, donde hace apenas unos meses empezaron a probar un sistema para diagnóstico por la imagen de enfermedades respiratorias.

“Queremos ver si este tipo de herramientas mejoran el diagnóstico y cuánto, de forma que permitan a los radiólogos priorizar exámenes o ser más sensibles al detectar lesiones difíciles”, dijo Josep Munuera, el radiólogo responsable de la innovación del Departamento de Diagnóstico.

“Por ejemplo, se puede hacer una placa de tórax a un niño para ver si tiene neumonía o algún otro tipo de problema respiratorio, y esas imágenes se guardan en el registro de salud electrónico del hospital. Si tienes un algoritmo para detectar esa y otras enfermedades, el algoritmo puede ayudar a monitorizarlas de forma automática. E incluso puede ser que la IA detecte otra enfermedad que el pediatra no había detectado”, argumentó Valls.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.