enero 2, 2019

Estados Unidos asegura que China espía a través de Huawei

China y Estados Unidos (las economías más grandes del mundo), siguen con «la guerra comercial» y están enfocados en una disyuntiva sobre quién se convertirá en el próximo líder global en tecnología.

Hace pocas semanas, Huawei era la compañía de equipos de redes de telecomunicaciones más grande a nivel mundial, con contratos que proporcionaban redes 5G (la próxima generación de internet móvil) a las diferentes naciones, pero eso cambió en algunos de los mercados más valiosos del mundo, tales como Australia, Nueva Zelanda y EE.UU, después de que evidentemente Washington acusara a China, debido a que violó las sanciones a Irán y de piratear agencias gubernamentales occidentales.

Los consumidores chinos enojados exigen un boicot a los productos estadounidenses, empezando con los teléfonos y tabletas de Apple, mientras que los medios de comunicación se preguntan si «los estadounidenses acaban de lanzar una guerra secreta no declarada».

Esta disputa llegó a un punto crítico en los primeros días de diciembre, con el arresto de Meng Wanzhou en Canadá. Es la directora financiera de Huawei e hija del fundador de la compañía. Aunque Meng, niega haber cometido algún delito, pero su detención hizo explotar la fuerte tensión en la disputa comercial entre ambos países. El arresto de Meng, fue seguido de la detención en Pekín de tres canadienses por sospecha de «poner en peligro la seguridad nacional».

Estados Unidos pide su extradición lo más rápido posible y acusa a la compañía de ser cercana a las autoridades de China y vender telecomunicaciones a Irán. Estas acusaciones de piratería y de vender equipos de telecomunicaciones podrían resultar catastróficas para los negocios de Huawei.

«Independientemente de las circunstancias del arresto, en China sonó una alarma por el hecho de que hay una nueva Guerra Fría contra ellos», relató a la BBC Graham Allison, director del Centro Belfer para la Ciencia y Asuntos Internacionales en la Escuela Kennedy de Harvard.

Los comentaristas de tecnología en Asia, Europa y las Américas también aseguran de que estas tensiones pueden ser como una nueva «guerra fría», con Pekín y Washington peleando por coronarse como el líder tecnológico de la próxima década.

«El gobierno de EE.UU. está tratando seriamente de persuadir a los que están bajo el paraguas de la seguridad estadounidense para que no compren equipos de Huawei en sus redes de telecomunicaciones e internet debido al riesgo de seguridad», agregó Alison Finch, directora de Marketing.

Desde 2015, Huawei ha sido la compañía de equipos de telecomunicaciones más grande del mundo y ha dejado atrás a competidores como Ericsson, Nokia, ZTE y Samsung.

La empresa asegura que ha ganado 25 contratos comerciales para 5G y ha enviado más de 10.000 estaciones para esa tecnología a diferentes países, con un pronóstico de ingresos, la cual se espera que supere los 100.000 millones de dólares.

Estados Unidos afirma que la cercanía de Huawei con las autoridades chinas, les resultará más fácil entrometerse o acceder a los sistemas de telecomunicaciones de otros países, es una acusación que podría detener el avance de la compañía.

Huawei & China

«No hay evidencia de ningún ataque importante», señala Huawei.

Estas dos potencias económicas más importantes del mundo se dieron una «tregua» en su guerra comercial recientemente. Aunque su reputación, y su negocio, ya han comenzado a sufrir.

«A pesar de los esfuerzos en algunos mercados para crear temor por Huawei y utilizar la política para interferir con el crecimiento de la industria, nos enorgullece decir que nuestros clientes continúan confiando en nosotros», afirmó el actual director ejecutivo de Huawei, Ken Hu.

El gobierno británico, en conjunto a Estados Unidos, acusó a Pekín de piratería, mientras que su jefe de Servicios Secretos de Inteligencia (MI6), Alex Younger, argumentó que necesitan «tener una conversación» sobre la participación de Huawei en la red de telecomunicaciones de Reino Unido.

Ken Hu, el actual presidente ejecutivo de Huawei, alertó que el país que prohíba el funcionamiento de su compañía, se pondrá en una grave desventaja a medida que el mundo se mueva hacia el 5G (empresa considerada como la esperanza de China para el futuro).

«Huawei muestra que China puede ser fuerte y poderosa», indica un comentarista anónimo de la versión asiática de The Diplomat. «Bajo las reglas de la economía de libre mercado desarrolladas por EE.UU., Huawei ha llegado a la cima», consideró.

Expertos dicen que la situación actual podría afectar a otras compañías chinas con proyección internacional como ZTE.

Las acciones de ZTE se desplomaron y la empresa reportó una pérdida de 1.000 millones de dólares en ese trimestre. Aunque ahora, ninguna empresa estadounidense puede vender equipos a ZTE, las cuales se basaron en chips diseñados por Estados Unidos, cuando el Centro Nacional de Ciberseguridad de Reino Unido advirtió contra el uso de su equipo en las redes británicas.

Aunque Huawei mantenga su postura, podría resultar el fin de las ambiciones de China en cuanto a convertirse en un gran competidor de la tecnología mundial.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.